HIPERHIDROSIS

Medicina estética corporal

La hiperhidrosis es un exceso de sudoración que puede afectar las palmas de las manos, las plantas, las axilas, a nivel craneofacial, o de manera generalizada por todo el cuerpo. Este tipo de enfermedad es debida a un incremento de la secreción de las glándulas sudoríparas.

La hiperhidrosis ocurre cuándo hay una sobreproducción de sudor. Afecta a un 3% de la población y de ese 3% en un 40% de los casos, hay antecedentes familiares que tienen o han tenido hiperhidrosis.

Como tratamiento para este tipo de anomalía, nuestro personal médico hace uso de la toxina botulínica. Este tratamiento se ha demostrado de gran eficacia en el tratamiento de hiperhidrosis localizadas, como la de axilas o palmas de las manos. Es un procedimiento que en general es bien tolerado por el paciente. Actúa bloqueando la transmisión nerviosa del estímulo a nivel de la de la glándula sudorípara.

Se trata de un tratamiento muy seguro y de una efectividad muy alta.

En los casos de hipersudoración axilar, la inyección de toxina botulínica es bien tolerada sin necesidad de anestesia local. Cuando se aplica para hiperhidrosis palmar, como es una zona más sensible, puede usarse crioanestesia (anestesia por frío) en cada punto de inyección.

Hay que tener en cuenta que el efecto de la toxina botulínica es pasajero, de 5 a 6 meses en las palmas de las manos y algo mayor, entre 8 y 10 meses, en las axilas. Transcurrido ese tiempo es necesario volver a inyectarla. No obstante, no existen contraindicaciones para repetir el tratamiento.